'¡Cuba vibra!', un viaje a la isla

'¡Cuba vibra!', un viaje a la isla

6
0
COMPARTIR
La idea original, dirección artística y coreografía de ¡Cuba vibra! es de la coreógrafa Lizt Alfonso.
Nancy Méndez / Foto: Notimex

CIUDAD DE MÉXICO.

Una mezcla de bailes popu­lares cubanos y afrocubanos, flamenco y ballet protagoni­zaron el espectáculo ¡Cuba vibra!, con 26 bailarines y diez músicos sobre el escenario del Auditorio Nacional.

La compañía Lizt Alfonso Dance Cuba, con más de 26 años de trayectoria, ofreció al público mexicano un recorri­do por Cuba, sus raíces, dan­zas y música, con ritmos que fueron de las bulerías a las seguidillas, el chachachá, el mambo, la rumba, la conga, el bolero, el rock and roll y el feeling.

Fue así como las cinco mil 500 personas, de seis mil bu­tacas abiertas para este es­pectáculo, vibraron en el recinto a lo largo de más de 90 minutos.

Con vestidos rojos entalla­dos, al estilo del flamenco, las bailarinas abrieron la velada con el número De tierra y aire, dejando sin palabras a los es­pectadores, quienes aplau­dieron, agradecidos por tal muestra de talento.

Para cada nú­mero, los vestuarios cambiaron, como el azul elegido para las dos intérpretes del número Alas… para existir, enfun­dadas en vestidos con largas colas, cual aves a punto del vuelo.

Los tambores arroparon al cuerpo de baile en sus trajes entallados co­lor piel, cuyas siluetas per­fectas hicieron un homenaje al cuerpo femenino y a la fie­reza masculina en el cuadro Hombre.

La música permeó a los asistentes, quienes movieron el cuerpo, aún en sus asien­tos, con la vibración de sus canciones.

“Mezcla, soy la mezcla que nació de la guitarra y el tambor y mi canto es un te­soro cultural, es fusión ori­ginal, la que siempre te va a conquistar. Soy la mezcla de mi Cuba, la guitarra y el tam­bor…”, expresó uno de los te­mas y atrajo con su canto al de los espectadores, muchos de ellos adultos mayores, otros, de acento cubano, algunos jóvenes, y uno que otro niño impactado por cada paso de baile.

Así transcurrie­ron los 12 números musicales como De Novo, Fuerza y compás, Rumba­tucada, Té bailable, Quizás, quizás…, Espiritualidad, Se armó la rumba, y un guiño a México con Bésame mucho —canción escrita en 1940 por la compo­sitora mexicana Consuelito Velázquez (1916-2005)— y, finalmente, Música y estrellas.

Tras la ovación en el Au­ditorio Nacional, la fun­ciónse presentará hoy en el primer aniversario del Centro Cultural Teopanzolco, en Cuernavaca, Morelos.

hch


———-
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : Excelsior
‘¡Cuba vibra!’, un viaje a la isla
———–

Comments

comments

COMPARTIR