'Elías no se fue, sólo se nos adelantó en el camino'

'Elías no se fue, sólo se nos adelantó en el camino'

32
0
COMPARTIR

En su casa y al lado de sus padres y hermana, el pequeño Elías Pérez falleció ayer a la 1:00 de la mañana. Con una sonrisa, cerró sus ojos para entrar en un sueño profundo del cual no despertó.

Fueron 17 días, el tiempo que disfrutó a su familia, tras vivir cinco años y tres meses, en un cuarto aislado de la clínica 16 del Seguro Social. Gracias a un benefactor, a quien sólo se le conoce como Gerardo, fue posible su regreso a casa, ya que realizó las modificaciones necesarias en su sencilla vivienda, además de dotarlo de todo el equipo que requería para vivir, pues dependía de un ventilador mecánico para respirar y otros cuidados especiales.

Ayer, familiares, amigos y enfermeras que ya eran parte de su vida, así como el director de la clínica Manuel Cuerda Martínez, Javier Quintero, fundador de Donadores Laguna, Yezka Garza, titular de la Procuraduría para los Niños, las Niñas y la Familia, y el delegado en La Laguna, Julián Vázquez, se unieron a ese último adiós.

“Me hubiese gustado, a pesar del desgaste que implicaba su cuidado, haberlo tenido toda la vida. Cuidar a Elías no fue para nosotros un deber, sino un privilegio”, fueron las palabras de Carlos Pérez, padre del pequeño, quien agregó: “No se fue, sólo se nos adelantó en el camino”.

De acuerdo con sus padres, su corazón simplemente dejó de latir, pues no se presentó ninguna complicación en su salud. Ya en casa, no había día en que el director de la clínica, no visitara al menor.

“Todavía ayer (jueves) el niño estaba con gritos y con alegría, se durmió contento”, comentó Javier Quintero, quien dio a conocer el fallecimiento de Elías, a través de su cuenta personal de Facebook, medio por el que siempre informó sobre el cambio que daría la vida del menor al regresar a casa.

SU HISTORIA

El 18 de mayo del 2015, Carlos Pérez y Sandra Velázquez, sus padres, dieron a conocer el caso de su hijo Elías, a través de Facebook, cuya cuenta la titularon “Elías Pérez”.

Fue como un “grito de ayuda” ante la amenaza que existía por parte de la directiva de la clínica 16, entonces encabezada por José de Jesús Cabello, de darlo de alta, sin que se contara con el equipo ni con la infraestructura necesaria, que su condición exigía.

Durante meses, sus padres mantuvieron esa lucha por evitar que su hijo regresara de la clínica. Desde la Procuraduría para los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif) hasta la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, intervinieron en el caso.

Elías no fue dado de alta en aquella ocasión, pues la resolución que daba la Pronnif, tras realizar una serie de visitas, tanto en la vivienda, como el sector en donde se encuentra ubicada, determinó que representaban un riesgo para su salud y su vida.

UNA ESPERANZA

En ese tiempo, Gerardo conoció su historia a través de los medios de comunicación. Fue entonces, que de forma desinteresada que decidió apoyar al pequeño y contactó a Javier Quintero, quien fue el enlace entre la familia y el benefactor anónimo, como le llamaban, pues nunca reveló su verdadera identidad.

Primero fue una silla especial, para que Elías pudiera salir de esa cama, en la que había permanecido por más de cinco años, de sus ocho años de vida, fue lo que Gerardo entregó a la familia.

Después vino lo mejor. Su casa, ubicada en la colonia Campo Nuevo Zaragoza, sufrió un cambio total.

Aquel benefactor, mandó derribar paredes, construir nuevos muros, y dotar el lugar, de todo lo necesario para el pequeño.

Y fue en diciembre del 2015, que los padres de Elías con gran ilusión, dieron a conocer la noticia de que regresaba a casa, después de más de cinco años de hacer de ese cuarto de hospital, su casa.

Pero no fue, sino hasta el 22 de marzo que ese tan esperado regreso, se hizo posible.

Para entonces, el delegado de la Pronnif, Julián Vázquez, informaba que de manera previa, se había realizado una serie de visitas a la vivienda, para garantizar que las condiciones fueran las óptimas para Elías. Y así fue.

Y es que entonces, la Pronnif contaba con la guardia y custodia del pequeño, que finalmente se le entregó a sus papás.

FELICIDAD

Y lo que se creía imposible, sucedió.

El martes 22 de marzo, después de más de cinco años, Elías regresó a casa.

Pese a no conocerse, con gran emoción Paloma, su hermana menor, lo recibió con gran emoción, que demostró con un gran abrazo.

Dada su condición, Elías expresaba su alegría con aquella sonrisa, aunque en un momento, dejó escapar algunas lágrimas, pero de felicidad.

Lo mismo sucedió con sus padres, quienes se encontraban visiblemente emocionados por el regreso de su pequeño, que hoy descansa en paz.

Aquella página de Facebook, que aquel 18 de mayo 2015, pedía ayuda, ayer confirmaba la noticia de la partida de Elías.

“Me encuentro en los brazos de mi Padre y estoy en su morada Celestial ahora”, fue parte del mensaje que daba a sus amigos virtuales.

En cuestión de minutos, las muestras de solidaridad hacia sus padres no se hicieron esperar.

Fue así como se le dio el último adiós, al pequeño Elías Pérez, quien falleció a la edad de ocho años.

AYUDA

Pese a su partida, Elías seguirá ayudando a quien así lo necesite.

Los aparatos que el benefactor adquirió para que su estadía fuera la ideal, serán entregados en comodato a la institución médica que lo requiera, o la persona que así lo necesite.

Javier Quintero, informó que el equipo estará en manos de Donadores Laguna, pues Gerardo así lo dispuso.

“Todo lo que quedó, el respirador, el aspirador, la cama, todo lo que es instrumental médico, se quedará en posesión de Donadores Laguna, donde lo daremos en comodato, buscaremos la institución más óptima, para ver dónde se necesita más, para que Elías siga ayudando a otros niños”.

El accidente

Una maroma en una cama elástica que se encontraba en la fayuca de la colonia Valle Verde, le causó daños en su médula espinal que lo dejó cuadripléjico y dependiente de un ventilador mecánico para vivir.

El accidente se registró en diciembre del 2010, cuando Elías contaba con tres años de edad, y su madre Sandra, contaba con tres meses de embarazo.

“En esa simple maroma, se golpeó, la misma inercia le produjo lo que se conoce como el latigazo, la sección medular, la desconexión”, comentó en su momento, Carlos Pérez, su papá.

Después de 25 días de permanecer internado en una clínica particular y que los gastos médicos mayores terminaron, el pequeño fue trasladado a la clínica del Seguro Social en donde ingresó el 11 de enero del 2011, en la que permaneció cinco años y tres meses de su vida.


————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : El Siglo de Torreon
‘Elías no se fue, sólo se nos adelantó en el camino’
—————–

La entrada 'Elías no se fue, sólo se nos adelantó en el camino' aparece primero en La Tlayuda News.

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : La Tlayuda News
'Elías no se fue, sólo se nos adelantó en el camino'
—————–

Comments

comments

COMPARTIR