Y eso que no es el Medievo, si no…

Y eso que no es el Medievo, si no…

157
0
COMPARTIR

28 de Marzo de 2016

Ahí están montones de investigaciones, de paneles de especialistas, organismos mundiales, ONG y demás institutos que trabajan para contribuir en la mejora de las condiciones de la gente y de las políticas públicas, pero pareciera que son absolutamente ignorados. Seguimos con oídos sordos y visiones cegadas. O, por lo menos, ésa es la percepción de muchos.

Para muestra, un botón. Hace tres años, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), dio a conocer que la contaminación atmosférica causa cáncer de pulmón.

Hoy nos queda claro que el aire contaminado enferma y mata. Entre las fuentes principales destacan el humo del transporte, la producción de energía y las emisiones industriales. Pero, ¿qué estamos haciendo? Al parecer, casi nada.

Otro dato estremecedor: en 2012 la OMS concluyó que el humo del diesel —sí, ese combustible que usa el transporte pesado transita por nuestras ciudades— también es causante de cáncer de pulmón.

Aunque tenemos expertos que con sus investigaciones contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida, la competitividad, las finanzas públicas y del desarrollo, entre otros temas, con todo y la participación de autoridades, pareciera que hay escaso interés por reflexionar, y no se diga tomar acción tras los resultados ofrecidos.

Si no actuamos pronto en materia de contaminación del aire, en los días por venir tendremos más precontingencias o contingencias ambientales en el Valle de México, seguramente con medidas paliativas para enfrentar —de momento— la eventualidad, y no con la instrumentación de estrategias que ataquen la raíz o las raíces del problema que nos ahoga.

Una problemática, por ejemplo, es la ausencia de una política pública de movilidad urbana integral y sustentable, que no privilegie el uso del automóvil y dé prioridad a peatones, ciclistas y transporte público (eficiente, limpio y seguro). Pero para ello se requieren voluntad, dinero y transparencia. Sí, también es un tema de justicia social.

Otro dilema que nos asfixia es el del transporte de carga contaminante. Y eso que el país lo fabrica con lo último en innovación, pues los exporta a otros mercados. En noviembre del año pasado, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) dio a conocer el estudio Nuevos camiones menos contaminantes: Retos y oportunidades para la modernización de la flota pesada en México, el cual arrojó varios focos rojos.

Señala que los camiones de carga o tráileres mexicanos son viejos, tienen dos generaciones de atraso con respecto a los de Estados Unidos, Canadá y Europa; tan sólo en el Valle de México representan 15% del total del parque vehicular y emiten 71% y 81% de las partículas PM10 y PM2.5, respectivamente. Es decir, pocos contaminan muchísimo.

Ello se debe a que la NOM 044 —encargada de regular los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes del transporte pesado nuevo con motor a diesel de venta en el país— no ha sido actualizada desde 2006 (en 2011 debió serlo).

La adopción de los estándares para la actualización de la NOM 044, destaca el Imco, es una ventana de oportunidad para que el país esté a la par de aquellos que usan tecnologías nuevas del transporte.

Para que la norma se implemente es necesario el uso de diesel de ultrabajo azufre, ya que los motores de última generación funcionan hasta con 97% menos de azufre. Pero ni la producción ni la distribución de ese combustible está garantizada en todo el territorio, aunque hay más oferta en algunas ciudades fronterizas, la ZMVM y Guadalajara, por eso —según el Imco— no debe retrasarse más la modernización de la tecnología.

Así que sólo queda esperar a que la NOM 044 sea actualizada, haya incentivos para renovar unidades y que, tras los 15 días de plazo que dio la Presidencia de la República (que se cumplen el próximo viernes), tengamos ya las modificaciones al Programa de Contingencias Atmosféricas, con el fin de endurecer las medidas en la circulación de vehículos, así como el reforzamiento del Hoy No Circula con tecnología de punta.

Al final de cuentas, la innovación tecnológica es la mejor aliada en la lucha contra la contaminación del aire, pero pareciera que algunos aún viven en la Edad Media.

Twitter: @lorerivera


————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : Excelsior
Y eso que no es el Medievo, si no…
—————–

La entrada Y eso que no es el Medievo, si no… aparece primero en La Tlayuda News.

————–
Si deseas ver el contenido completo o mas dale click en el enlace de abajo.
Post y Contenido Original de : La Tlayuda News
Y eso que no es el Medievo, si no…
—————–

Comments

comments

COMPARTIR